Soluciona 4 motivos por los que puedes estar sufriendo un estancamiento.

En este post descubrirás cómo afrontar 4 razones por las que puedes estar estancado en tu entrenamiento de calistenia, gimnástico, o con el peso corporal.

SOLUCIONA 4 MOTIVOS POR LOS QUE PUEDES ESTAR SUFRIENDO UN ESTANCAMIENTO.

 

Si has entrenado durante algún tiempo calistenia, gimnásticos o, en definitiva, ejercicios de fuerza con el peso de tu propio cuerpo, seguramente has tenido épocas en las que te has sentido estancado.

 

Dependiendo del tiempo que lleves entrenado y de tu potencial de entrenamiento, tarde o temprano es fácil que tengas una temporada en la que te cueste seguir mejorando y progresando en los diferentes ejercicios.

 

Tradicionalmente, existen en calistenia progresiones de ejercicios que nos ayudan a ir de un punto A hasta un punto B. Esto nos permite ir poco a poco, aumentando progresivamente el estímulo de entrenamiento hasta conseguir hacernos más fuertes. Por ejemplo: antes de hacer dominadas, es conveniente empezar por remos horizontales. La carga se reparte entre los pies y las manos y la posición de tracción es menos exigente a nivel de movilidad articular.

 

Por otro lado, también puede sucederte que seas capaz de hacer 1 o 2 repeticiones máximas. Trabajar siempre en una intensidad tan elevada puede ser un poco frustrante, ya que es difícil seguir teniendo ganancias si trabajas siempre a la mayor intensidad posible. 

 

Sin embargo, es fácil que pasar de una progresión a otra suponga, en ciertas situaciones, una gran dificultad. Esto sucede por diferentes motivos que enumeramos a continuación:

 

  1. Falta de especificidad: Las ganancias de fuerza son muy específicas al ángulo de entrenamiento y al gesto que estamos entrenando. Siguiendo el ejemplo del remo, la posición de los brazos es diferente a la posición de una dominada. Todo ello hace que este ejercicio pueda tener “transferencia” al principio, pero puede dejar de tenerla antes de que seas capaz de ejecutar una dominada.
  2. Aumento brusco de la intensidad: Cuando pasas de una progresión a otra, muchas veces sufres un aumento demasiado brusco de la intensidad de entrenamiento. Este aumento es tan grande, que a veces no tienes el nivel de fuerza para poder afrontar esta nueva progresión.
  3. Falta de práctica: Una vez construida una base de fuerza general, para mejorar un determinado ejercicio, lo más recomendable es que practiques un determinado ejercicio. Cuando trabajas progresiones tradicionales, muchas veces no estás practicando el ejercicio final que deseas conseguir. Esto puede tener consecuencias a la hora de alcanzar tu meta final.
  4. Dificultad para modificar la intensidad del ejercicio: cuando trabajas directamente una progresión con el peso corporal siempre estás moviendo el peso de tu cuerpo. Esto no te permite variar la carga de entrenamiento. Un ejemplo sería como si siempre vas al gimnasio y levantas 80kg en sentadilla sin posibilidad de variar el estímulo. La variedad de la carga es un principio fundamental del entrenamiento, necesario para seguir mejorando y evitar lesiones.

Ahora que has entendido porqué se producen estancamientos en las progresiones tradicionales, te explicaremos cómo easypull puede ayudarte a alcanzar tus metas de entrenamiento:

 

  1. Especificidad: Easypull te permite acceder al trabajo específico antes de tener los niveles de fuerza para hacer el ejercicio tú sólo y sin ayuda. 
  2. Aumento gradual de la intensidad: Easypull te permite hacer pequeños pasos entre progresión y progresión. Puedes añadir el peso que tú quieres y a partir de ahí progresar dando pequeños pasitos. Esto permite a tu cuerpo aprender el ejercicio de forma segura y eficiente. Esto es probablemente la ventaja que más puede ayudarte a evitar los procesos de estancamiento.
  3. Práctica específica: Easypull te permite entrenar el gesto específico que deseas mejorar. Experimentar la sensación del ejercicio objetivo de ayudará a mejorar la coordinación intermuscular y a mejorar la fuerza que realmente necesitas.
  4. Posibilidad de variar el estímulo de entrenamiento: Poder hacer un ejercicio con ayuda te permite variar de forma personalizada la intensidad del ejercicio a la que quieres trabajar un determinado día. Por ejemplo: Si realizas un mesociclo de 4 semanas para mejorar las dominadas, ya que sólo puedes hacer 2. Puedes comenzar la semana 1 trabajando con una ayuda que te permita hacer 10, la segunda semana con una ayuda que te permita hacer 8, luego 6 y luego 4. Es muy probable que esa cuarta semana ya seas capaz de hacer 4 dominadas tú sólo y sin ayuda. ¡El principio de variedad ha funcionado!

 

Si quieres más información sobre Easypull puedes visitar nuestra web www.easypullsystem.com

Volver Atrás